Claves para obtener un préstamo con buenas condiciones

Disfrutar de un préstamo con buenas condiciones es fácil, siempre y cuando sepas en todo momento con qué entidad financiera estas contando. Al igual que ocurre con muchas empresas o negocios que te encuentras tanto presencial, cuando paseas por la calle, como cuando vas a buscar por internet tienen la misma calidad y es por eso que tienes que tener mucho cuidado con quiénes firmas un contrato para pedir créditos particulares o préstamos, puesto que, cuando en un principio puede parecerte que tienes unas buenas condiciones, si no te fijas en la letra pequeña, todo puede cambiar drásticamente. Es por eso por lo que nosotros queremos darte las claves y los mejores consejos de asesores expertos en financiación para que puedas obtener tu préstamo sin complicaciones y además, sabiendo que estás haciendo un buen acuerdo.

¿Dónde se puede solicitar un préstamo?

Antes que nada, debes de saber reconocer dónde pedir un buen préstamo, puesto que de lo contrario, podrías encontrarte en graves problemas y esto, por supuesto, no es lo que queremos. En primer lugar el lugar donde habitualmente se van a conseguir este tipo de créditos o préstamos son los bancos y las cajas de ahorro, el uso de estas entidades como primera opción es habitual, puesto que ellos son los que están manejando tu dinero y sobre todo porque incluso desde sus aplicaciones de móviles te van ofertando esos préstamos si lo deseas, aunque como puedes imaginar, los requisitos suelen ser varios y bastante restrictivos.

También puedes conseguir préstamos en ciertas tiendas o supermercados. Aquí no vas a conseguir el dinero en mano, sino que se te realizará un préstamo o una financiación, la cual por lo general vendrá procesada por una entidad financiera, para que puedas comprar uno de sus productos. Para que tengas un ejemplo, vas a una tienda de televisores y quieres adquirir una TV pero su coste es elevado, pues en la tienda te pueden facilitar un préstamo para que puedas pagar cómodamente la televisión.

Finalmente otra de las opciones que puedes acceder y que los especialistas en financiación de Prestamistas.es aconsejan son las entidades financieras que están gestionadas por prestamistas privados o particulares que ayudan a que se pueda disfrutar del dinero necesario con unos requisitos bastante bajos y que cuentan también con ciertos beneficios para aquella persona que está pidiendo el préstamo, como el hecho de que no se le va a preguntar por su vida laboral ni tampoco por la solvencia que tiene en el banco, algo que la entidad bancaria si va a realizar, sino que se va a disfrutar del dinero prácticamente al instante pero con ciertos requisitos que te comentaremos a continuación.

Requisitos para que el préstamo tenga buenas condiciones

Todas las entidades financieras te van a hablar de que son las que mejores condiciones te van a dar, pero tienes que mirar con lupa todos los detalles para que puedas aprovecharte del préstamo o del crédito y que, cuando hagas disfrutado de ese dinero, no te sientas mal ni tampoco compruebes que todo lo que te habían mencionado eran mentiras.

Uno de los requisitos que nosotros vemos necesarios para que el préstamo sea de calidad y que sea favorable a ti es que cuente con un tipo de interés bajo. Pero no solamente esto, puesto que en ocasiones el tipo de interés bajo puede ser un gancho para que solicites con ellos el crédito rápido, sino que dicho interés que es una parte que va directamente a la entidad o prestamista no varíe con el tiempo, es decir que el interés sea estable o fijo. Cuando se dice que es fijo es que durante todo el pago de la cuota esta cifra no va a variar y por lo tanto, no te encontrarás con que al cabo de unos meses has visto que la cuota ha subido porque el mercado y la Bolsa han fluctuado y variado.

Al igual que con los intereses, tendrás que comprobar que el préstamo cuente con una cuota fija durante todo el tiempo que dure la devolución, debiendo de evitar los pagos tanto al principio como al final abusivos. En algunas entidades, sobre todo las bancarias te pedirán una última cuota que incluso puede doblar a la que habitualmente estás pagando, por lo que te recomendamos que ante todo, leas la letra pequeña antes de firmar cualquier acuerdo y sobre todo, si la entidad con la que vas a contratar el préstamo tarda en contestar tus correos con preguntas o incluso cuando llamas por teléfono te responden con evasivas, lo mejor es que optes por otra entidad de prestamistas privados, puesto que en la actualidad existe una gran cantidad de estas entidades y por lo tanto, no te conviene correr riesgos.

Para nosotros un buen préstamo con buenas condiciones es aquel que cuenta con un tiempo de devolución que se extienda en el tiempo, no que tengas que pagarlo en dos o tres años, haciendo que las cuotas sean abusivas, sino que incluso puedas llevarte unos 10 años, por lo que la cuota será mucho más fácil de pagar, más liviana y no tendrás que vivir de mala manera por querer pagar el préstamo que has solicitado.